¿Están nuestros cerebros tratando de impedir que hagamos ejercicio?

La “paradoja del ejercicio” describe el impulso conflictivo dentro de la sociedad moderna de ir al gimnasio, hacer ejercicio y estar más saludable, mientras que simultáneamente se evita participar en esas mismas actividades.


Se argumenta que el instinto humano es siempre el de conservar energía.

Un nuevo estudio publicado en la revista Neuropsychologia examina esta paradoja y el papel que nuestros cerebros pueden desempeñar en mantenerla.

La American Heart Association (AHA) afirma que sólo necesitamos 150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio vigoroso cada semana para mejorar la salud.

Sin embargo, en junio, los Informes Nacionales de Estadísticas de Salud revelaron que el 77 por ciento de los estadounidenses aún no están cumpliendo con este requisito de ejercicio semanal.

¿Por qué evitamos el ejercicio?

En un intento de responder a la pregunta de por qué evitamos obstinadamente el ejercicio a pesar de saber que es esencial para nuestra salud, Matthieu Boisgontier, investigador postdoctoral del Laboratorio de Comportamiento Cerebral de la Universidad de Columbia Británica, reclutó a 29 jóvenes para que participaran en un estudio.

En el experimento de Boisgontier, los participantes controlaron un avatar en pantalla mientras los electrodos registraban su actividad cerebral. Las imágenes que representan la actividad física o la inactividad física parpadearían brevemente en la pantalla.

A los participantes se les pidió que movieran sus avatares lo más rápido posible hacia las imágenes relacionadas con la actividad física y que se alejaran de las imágenes relacionadas con la inactividad en una prueba, y al revés en otra.

Más cerebro para rechazar imágenes inactivas’

Al analizar los datos, el equipo encontró que los participantes movieron sus avatares más rápidamente hacia las imágenes de actividad física y lejos de las imágenes de inactividad física que al revés.

Sin embargo, las grabaciones de actividad cerebral -llamadas electroencefalogramas- demostraron que los participantes gastaron significativamente más poder cerebral cuando trataron de alejar sus avatares de las imágenes de inactividad física que cuando se les pidió que se acercaran a ellos.

Comer cuando está lleno: Una batalla entre dos señales cerebrales¿Por qué seguimos comiendo cuando estamos llenos? Conozca cómo los científicos han descubierto una lucha por el control entre dos pequeñas áreas adyacentes del cerebro más la participación del sistema de opiáceos.

“Sabíamos, a partir de estudios anteriores, que las personas son más rápidas a la hora de evitar los comportamientos sedentarios y de adoptar comportamientos activos”, explica Boisgontier.

“La emocionante novedad de nuestro estudio es que muestra que esta rápida evitación de la inactividad física tiene un costo – y que es una mayor participación de los recursos cerebrales. Estos resultados sugieren que nuestro cerebro se siente atraído innatamente por los comportamientos sedentarios”, añade.

También señala que el ahorro de energía “ha sido esencial para la supervivencia humana, ya que nos ha permitido ser más eficientes en la búsqueda de alimento y refugio, compitiendo por parejas sexuales y evitando depredadores”.

“El fracaso de las políticas públicas para contrarrestar la pandemia de la inactividad física puede deberse a los procesos cerebrales que se han desarrollado y reforzado a lo largo de la evolución.”

Matthieu Boisgontier

¿Base evolutiva de la paradoja del ejercicio?

Daniel E. Lieberman de Harvard escribió un artículo en 2015 para Current Sports Medicine Reports sobre una base evolutiva para la paradoja del ejercicio.

En él, describe el problema de que las directrices de salud pública sólo han tenido efectos modestos, con la gente en su lugar “dando rienda suelta a su instinto de tomárselo con calma siempre que sea posible y de comer un exceso de alimentos obesogénicos altamente procesados”.

Lieberman argumenta que, como seres humanos, nuestros instintos son siempre para conservar energía, y que estos instintos sólo se han convertido en un problema en la sociedad moderna porque ya no se nos exige que busquemos el sustento.

Explica que esta inclinación predominante hacia la pereza proviene en realidad de nuestros antepasados cazadores-recolectores, que quemaban más calorías de las que eran capaces de ingerir en su búsqueda de alimentos, y así conservaban la energía siempre que podían.

Lieberman escribe que “mientras que los humanos están adaptados para ser atletas de resistencia físicamente activos, nosotros estamos igualmente adaptados para estar inactivos siempre que sea posible. Es natural y normal ser físicamente perezoso”.

Sostiene que, para contrarrestar esto, se necesitan estrategias para que la actividad física sea más divertida y nos guste más el “juego”, o que deberíamos reestructurar nuestros entornos para que requieran más actividad física diaria.

“Hasta que lo hagamos de manera efectiva”, concluye Lieberman, “podemos esperar permanecer atrapados en un círculo vicioso pernicioso en el que, al tratar los síntomas en lugar de las causas de las enfermedades causadas por la inactividad física, permitiremos que la paradoja del ejercicio persista y empeore”.

Leave a Reply