¿Cuáles son los beneficios del caldo óseo?

El caldo de huesos es un líquido que contiene huesos y tejidos conectivos. Para hacer caldo de huesos, la gente usa huesos de vaca, pollo e incluso de pescado. Beber caldo de hueso puede ser beneficioso para las articulaciones y el sistema digestivo, entre otras cosas.

Los huesos y tejidos de muchos tipos de animales pueden ser un buen caldo de huesos. El caldo de huesos también contiene otros nutrientes importantes, especialmente minerales, derivados de estos tejidos. Esto puede hacer que el caldo de huesos sea un suplemento dietético beneficioso para muchas personas.

La cocción a fuego lento de los huesos en agua con un poco de vinagre ayuda a liberar nutrientes de la médula ósea dentro de los huesos, así como a descomponer otros tejidos en el agua. El resultado es un caldo sabroso y nutritivo.

Beneficios del caldo óseo

Los siguientes son algunos de los principales beneficios de consumir caldo de hueso:

1. Es altamente nutritivo

La sopa de caldo de hueso es rica en nutrientes.

Los huesos mismos son ricos en vitaminas y nutrientes, incluyendo calcio, magnesio y fósforo.

Además, la elaboración de tejido conectivo en caldo de hueso proporciona al cuerpo compuestos naturales del cartílago.

Los tejidos y los huesos también contienen colágeno. El colágeno al cocinarlo se convierte en gelatina, la cual provee al cuerpo con aminoácidos, los cuales son los bloques de construcción de las proteínas.

No es posible decir cuánto de cualquier nutriente habrá en un lote particular de caldo de hueso, ya que esto depende en gran medida del tipo y cantidad de los huesos y tejidos que entraron en él.

Sin embargo, puede ser mejor incluir muchos tipos diferentes de huesos y tejidos para obtener la mayor cantidad de nutrientes.

La médula ósea es rica en nutrientes como:

  • hierro
  • vitaminas A y K
  • ácidos grasos
  • selenio
  • zinc
  • manganeso

El caldo de huesos puede proporcionar trazas de estos nutrientes, y muchos afirman que consumirlo es una manera fácil de ingerir estos nutrientes en una forma que es más fácil de digerir.

La adición de otros ingredientes, tales como vegetales, al caldo también puede agregar nutrientes adicionales.

2. Puede proteger las articulaciones

El caldo de hueso es una fuente de gelatina, que puede descomponerse en colágeno en el cuerpo. Esto es especialmente importante en las articulaciones.

El cartílago de las articulaciones tiende a desgastarse o a encogerse con el uso continuo. Esto puede añadir más tensión a las articulaciones, que pueden dañarse como resultado de la presión añadida.

Una revisión de 2017 que aparece en la revista Sports Medicine sugiere que tanto los estudios de laboratorio como en animales muestran que la suplementación de gelatina aumenta la cantidad de colágeno en los tejidos. Esto puede ayudar a proteger las articulaciones de esfuerzos innecesarios.

Consumir caldo de hueso puede ser una buena manera de agregar gelatina a la dieta, lo cual puede ayudar a proteger estas articulaciones.

3. Puede ayudar a combatir la osteoartritis

Los compuestos presentes en el caldo óseo ayudan a mantener las articulaciones y también pueden ayudar a las personas que ya tienen osteoartritis.

Un estudio de 2016 en el Nutrition Journal observó los efectos del colágeno tipo 2 en personas que tenían síntomas de osteoartritis en las rodillas. El colágeno proviene del tejido conectivo de los pollos.

Sus resultados muestran que el colágeno puede mejorar los síntomas de la articulación de la rodilla, como el dolor, la rigidez y una función física más deficiente, en personas con osteoartritis.

El consumo de caldo óseo puede ser una manera fácil de administrar el mismo tipo de colágeno, junto con otros nutrientes útiles, al cuerpo.

4. Puede ayudar a reducir la inflamación y curar el intestino

Las personas con enfermedad intestinal inflamatoria o síndrome del intestino con fugas pueden beneficiarse del consumo de caldo óseo.

Algunos aminoácidos presentes en el caldo óseo también pueden ser útiles para la digestión. Un aminoácido llamado glutamina parece muy prometedor.

Como señala un estudio de 2017 en la revista Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care , los suplementos de glutamina ayudan a curar la barrera intestinal en modelos humanos y animales.

Esto puede ayudar con afecciones como la pérdida de intestino, que irrita el revestimiento de la mucosa en los intestinos e interfiere con la capacidad del cuerpo para digerir los alimentos.

Como dice un estudio de 2017 en la revista Nutrients , las personas con enfermedad inflamatoria intestinal tienden a tener niveles más bajos de algunos aminoácidos en sus cuerpos. Para estas personas, la incorporación de aminoácidos adicionales a sus dietas puede ayudar con algunos síntomas de la afección.

Beber caldo óseo diariamente puede ser una manera simple de introducir aminoácidos antiinflamatorios en el cuerpo.

Ocho beneficios para la salud de la gelatinaEl contenido de gelatina del caldo de huesos es la fuente de muchos de sus beneficios. Aprenda más sobre la gelatina aquí.

5. Puede ayudar a dormir

Los aminoácidos en el caldo óseo también pueden promover un mejor sueño en algunas personas. Un estudio de 2015 en la revista Neuropsychopharmacology reporta que el aminoácido glicina es una opción terapéutica segura para mejorar el sueño.

Las personas que toman glicina antes de irse a dormir pueden sentir que duermen mejor y que tienen menos fatiga durante el día siguiente. Para estas personas, beber caldo de hueso con una simple cena puede ayudar a proporcionar esta glicina.

6. Puede ayudar a perder peso

El caldo de hueso también puede ayudar a las personas a perder peso. Tiene un alto contenido de proteínas, lo que ayuda al cuerpo a sentirse más lleno durante más tiempo y favorece la restricción calórica.

Un estudio de 2017 en el Journal of Renal Nutrition señala que la taza promedio de caldo de pollo con hueso contiene más proteínas que la taza promedio de caldo de pollo básico.

Beber caldo de hueso o preparar una simple sopa puede ser una forma beneficiosa de añadir más proteínas a la dieta y sentirse más satisfecho con una comida sin consumir demasiadas calorías.

Cómo hacer caldo de hueso

Una olla de cocción lenta puede ser útil para hacer caldo de hueso.

En las tiendas hay caldo de hueso, pero también es muy fácil de preparar en casa.

Una manera sencilla de hacerlo es salvar los huesos de otras comidas. Por ejemplo, una canal de pollo completa con pico y garras puede ser una buena base para un caldo de hueso.

Muchos carniceros y secciones de carne en las tiendas de comestibles también venden los huesos que tienen disponibles.

Para hacer caldo de hueso casero, pruebe la siguiente receta:

  • 1 galón de agua
  • 1 onza de vinagre
  • 3-4 libras de huesos y tejidos

Hierva los ingredientes juntos en una olla grande o cocine a fuego lento, luego reduzca a fuego lento durante 10 a 24 horas antes de dejar que se enfríe. Colar a través de una tela de quesería y verter en recipientes más pequeños para su almacenamiento.

También puede ser útil añadir sal, verduras y especias como salvia o tomillo para darle más sabor al caldo.

Después de hacer un gran lote de caldo, guárdelo en recipientes más pequeños en el congelador. Caliente estos recipientes más pequeños según sea necesario, y el caldo durará más tiempo.

Resumen

El caldo de huesos contiene nutrientes y minerales fácilmente disponibles que pueden ayudar a mantener el cuerpo trabajando al máximo. La cantidad de cualquier nutriente en cada lote individual es difícil de predecir.

Puede haber beneficios adicionales para el caldo óseo que la investigación aún no ha descubierto. Por ahora, el caldo de hueso es una bebida altamente nutritiva que puede ayudar al cuerpo y a muchas de sus funciones.

Leave a Reply