17 razones para estar siempre hambriento

El hambre es la forma en que el cuerpo le dice a una persona que necesita alimentos. Después de comer suficiente comida, el hambre suele desaparecer temporalmente.

A veces, sin embargo, una persona puede sentir que tiene hambre todo el tiempo. Pueden descubrir que no se sienten llenos después de comer, o que el deseo de comer continúa durante todo el día.

Una persona puede ser capaz de reducir su hambre haciendo cambios en su dieta o estilo de vida. Sin embargo, el hambre constante también puede ser un signo de ciertas condiciones médicas que pueden requerir tratamiento.

En este artículo, describimos 17 posibles causas del hambre en todo momento.

1. Dieta

El hambre es un reto común para las personas que están a dieta.

Las personas que siguen una dieta restringida en calorías pueden sentir hambre todo el tiempo o la mayor parte del tiempo. Consumir menos calorías de las que quema el cuerpo puede hacer que el cuerpo produzca una hormona llamada grelina.

Algunos se refieren a la grelina como la “hormona del hambre” porque el estómago la libera cuando el cuerpo necesita más comida.

Una dieta baja en calorías puede aumentar la producción de grelina y causar hambre, incluso después de que una persona acaba de comer.

2. Dieta alta en azúcar

Muchos productos alimenticios y bebidas tienen azúcar agregada, y puede aumentar el apetito de una persona.

Una revisión de 2015 sugiere que comer demasiado azúcar, particularmente fructosa, puede llevar a un aumento del apetito. Una dieta alta en fructosa puede hacer que el cuerpo produzca más grelina y afectar la actividad en regiones específicas del cerebro para hacer que la persona se sienta menos llena.

La investigación de 2017 también encontró que el consumo de un suplemento de fructosa aumentó la tasa de vaciamiento estomacal en los participantes del estudio.

3. Dieta baja en proteínas

Algunas investigaciones han sugerido que comer más proteínas puede ayudar a una persona a sentir menos hambre. Por ejemplo, un estudio realizado en China en 2015 exploró el efecto de una dieta rica en proteínas en 156 adolescentes con obesidad.

Los investigadores asignaron al azar a los participantes para que tomaran un desayuno alto en proteínas o bajo en proteínas todos los días durante 3 meses. Ambos desayunos tenían el mismo número de calorías.

El estudio encontró que en comparación con el desayuno bajo en proteínas, un desayuno alto en proteínas redujo la ingesta de alimentos a la hora del almuerzo y aumentó la pérdida de peso y la plenitud en los participantes.

En los Estados Unidos, el Comité de Alimentación y Nutrición recomienda que los hombres adultos consuman 56 gramos (g) de proteína por día y las mujeres adultas 46 g.

Comer algo de proteína con cada comida o bocadillo, en lugar de todo a la vez, puede ayudar a mantener el apetito constante durante todo el día.

4. Deshidratación

La hidratación adecuada es esencial para una buena salud. Alguna evidencia también sugiere que el agua potable puede ayudar a una persona a sentirse llena.

Por ejemplo, un estudio realizado en 2014 investigó el efecto del consumo excesivo de agua en mujeres con sobrepeso.

Los investigadores pidieron a los participantes que bebieran 0.5 litros de agua 30 minutos antes de desayunar, almorzar y cenar cada día. Después de 8 semanas, las mujeres habían perdido peso e informaron que habían perdido el apetito.

Cuáles son los alimentos que más llenan el estómago?algunos alimentos pueden ayudar a una persona a sentirse más llena por más tiempo. Aprenda acerca de siete de los alimentos que más llenan aquí.

5. Dieta baja en fibra

Además de ser importante para una digestión saludable y prevenir el estreñimiento, la fibra dietética también puede desempeñar un papel en el control del hambre.

Un estudio de 2016 encontró que las personas que tomaron un suplemento de fibra de psyllium experimentaron menos hambre entre las comidas que las que tomaron un placebo.

Otro estudio de 2015 reportó hallazgos similares en personas que tomaron un suplemento de fibra de maltodextrina.

El Comité de Alimentos y Nutrición recomienda que:

  • los hombres de 19-50 años comen 38 g de fibra al día
  • las mujeres de 19 a 50 años comen 25 g de fibra al día

6. Interrupción del sueño

Dormir lo suficiente puede ayudar a mantener niveles hormonales saludables.

No dormir lo suficiente puede alterar el equilibrio hormonal natural del cuerpo, lo que puede aumentar la sensación de hambre en algunas personas.

Las investigaciones han vinculado la interrupción del sueño con una serie de condiciones de salud, incluyendo la obesidad y la diabetes.

Un pequeño estudio de 2016 encontró que los hombres que restringieron su sueño tenían niveles más altos de grelina y comían más que los que dormían normalmente.

7. Aburrimiento

Algunas personas pueden confundir el aburrimiento con el hambre, haciendo que coman más.

Un estudio del 2015 encontró que sentirse aburrido puede impulsar a una persona a buscar un comportamiento gratificante, como comer.

8. Dieta alta en sal

Según la American Heart Association (AHA), la persona promedio en los Estados Unidos consume más de 3,400 miligramos (mg) de sodio al día, la mayoría de los cuales proviene de alimentos procesados.

La AHA recomienda que las personas no consuman más de 2,300 mg de sodio al día, pero idealmente, la mayoría de los adultos deben tratar de consumir menos de 1,500 mg al día.

Sin embargo, los alimentos salados pueden afectar más que sólo la salud del corazón. Algunas investigaciones sugieren que el consumo elevado de sal puede hacer que una persona coma más.

Por ejemplo, un estudio de 2016 que involucró a 48 adultos sanos encontró que los participantes que tenían una comida alta en sal comieron más alimentos que los que tenían una comida baja en sal.

9. Menopausia

Algunas investigaciones sugieren que las mujeres tienen un mayor riesgo de aumentar de peso al pasar por la menopausia. Esto puede deberse a una serie de factores, incluyendo cambios hormonales.

Según una revisión de 2017, la disminución de las hormonas estrógenas durante la menopausia puede llevar a un aumento del apetito.

10. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden afectar el metabolismo del cuerpo y las señales de hambre. Ciertos antidepresivos, antipsicóticos y corticosteroides pueden hacer que una persona sienta más hambre de lo normal.

Las personas que experimentan un aumento de peso significativo después de tomar un nuevo medicamento pueden desear hablar con su médico. Ellos pueden aconsejar sobre estrategias de afrontamiento o pueden recomendar cambiar la dosis o cambiar a un medicamento alternativo.

La abstinencia repentina puede causar efectos secundarios no deseados, por lo que es importante hablar primero con un médico sobre la suspensión de un medicamento.

11. Resistencia a la leptina

La leptina es una hormona que le dice al cerebro cuando el estómago está lleno. Los niveles de leptina generalmente se elevan después de que una persona come una comida.

La resistencia a la leptina es una condición en la cual el cuerpo no responde adecuadamente a la leptina. Esto puede hacer que la persona no se sienta satisfecha después de comer. Muchas personas con sobrepeso u obesas desarrollan resistencia a la leptina, lo que puede hacer que sientan hambre con más frecuencia.

12. Estrés

Las investigaciones también han relacionado el estrés emocional con problemas de control del apetito. Un estudio del 2015 encontró que las personas que experimentaban estrés debido a problemas maritales tenían niveles más altos de grelina y una dieta de peor calidad que las que tenían matrimonios más estables.

13. Edulcorantes artificiales

Los fabricantes añaden edulcorantes artificiales a una gama de productos, incluyendo refrescos dietéticos y alimentos sin azúcar o bajos en azúcar. El uso de estos sustitutos del azúcar puede ayudar a reducir la ingesta total de azúcar de una persona.

Sin embargo, algunos estudios en animales sugieren que los edulcorantes artificiales pueden aumentar el apetito. Por ejemplo, un estudio de 2016 encontró que una dieta endulzada con sucralosa, un edulcorante artificial popular, promovía el hambre en las moscas de la fruta.

14. Consumo de alcohol

Beber alcohol puede causar hambre.

Tomar bebidas alcohólicas puede hacer que una persona sienta hambre.

Las investigaciones de 2017 sugieren que la relación entre el alcohol y la sobrealimentación puede deberse al efecto que el alcohol tiene sobre las señales de hambre en el cerebro.

En un estudio realizado en 2015 en el que participaron 35 mujeres, los investigadores informaron que el consumo de alcohol antes de una comida hacía que los participantes fueran más sensibles a los aromas de los alimentos y hacía que comieran más.

15. Lactancia materna

Las mujeres que amamantan requieren calorías adicionales para producir leche, lo que puede hacer que aumente su apetito.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) recomienda que las mujeres que están amamantando consuman entre 450 y 500 calorías adicionales por día.

16. Tiroides hiperactiva

La tiroides es una pequeña glándula ubicada en la parte frontal del cuello. Produce hormonas que controlan el metabolismo y la forma en que el cuerpo utiliza la energía.

Una tiroides hiperactiva, o hipertiroidismo, puede causar una amplia gama de síntomas, incluyendo aumento del hambre.

Otros síntomas de hipertiroidismo pueden incluir:

  • cuello hinchado
  • pérdida de peso
  • sensación de calor
  • diarrea
  • irritabilidad, nerviosismo y cambios de humor
  • fatiga
  • hiperactividad
  • micción más frecuente

Un médico generalmente puede diagnosticar el hipertiroidismo con un examen físico y un análisis de sangre. Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos, terapia con yodo radiactivo y cirugía de la tiroides.

17. Diabetes tipo 2

El hambre persistente puede ser un síntoma de la diabetes tipo 2. Sin tratamiento, la diabetes hace que la glucosa permanezca en la sangre en lugar de entrar en las células, que utilizan la glucosa como fuente de energía. Esto puede hacer que una persona se sienta cansada y hambrienta.

Otros síntomas de la diabetes tipo 2 pueden incluir:

  • aumento de la sed
  • micción más frecuente
  • problemas de visión
  • curación más lenta de cortes y heridas
  • pérdida de peso inexplicable

Las personas con síntomas de diabetes tipo 2 deben consultar a un médico para una evaluación. Un médico a menudo puede diagnosticar la diabetes con un simple análisis de sangre. Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos y cambios en la dieta y el estilo de vida.

Resumen

Una persona puede sentir hambre todo el tiempo por varias razones. Es posible que puedan reducir este hambre haciendo cambios en la dieta, tales como:

  • incluyendo más proteína y fibra
  • comer menos azúcar y sal
  • beber más agua
  • limitar los alimentos procesados o fritos
  • consumir menos alcohol

El aumento del hambre puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos. Sin embargo, también puede indicar una condición de salud, como hipertiroidismo, estrés o diabetes tipo 2.

Las personas que experimentan sentimientos constantes de hambre o pérdida de peso inexplicable pueden considerar la posibilidad de consultar a un médico.

Leave a Reply